martes, 12 de noviembre de 2013

7 Verdades sobre la Conferencia Política del PSOE

Hola, a todas/os:

De momento, la hoja de ruta diabólica que profeticé en mi anterior post sobre este tema se va cumpliendo inexorablemente. La militancia socialista cada vez tiene más razones para abandonar el proyecto, y la ciudadanía cada vez menos para votar. Si el primer paso de aquella hoja de ruta fue el proceso de falsas primarias en Andalucía, el segundo ha sido una fallida Conferencia Política de la que, en pocos días, apenas si quedará una vaga idea de que ha servido para barnizar levemente de izquierdismo un proyecto sin cimientos ni rumbo ni liderazgo. Como ya habrán ustedes leído muchas mentiras sobre la Conferencia Política, voy a tratar de contar aquí algunas verdades, ya que estuve presente en ella como observador participante y alguna información de primera mano tengo, además de conocer el proceso desde el principio.

Primera Verdad. La Conferencia Política nace viciada porque es la sustitución ilegítima de una Conferencia de Organización comprometida en las resoluciones del 38º Congreso (página 142). Ilegítima porque el Congreso es el órgano soberano del partido, tal como establece el artículo 31 de los Estatutos: ningún órgano ejecutivo puede desoír lo que un Congreso ha decidido, ni mucho menos hacer lo contrario. El pasado 31 de enero, 39 militantes de 8 federaciones diferentes le enviamos una carta al Secretario de Organización, Óscar López, recordándole este incumplimiento, una carta que ni siquiera se ha dignado a contestar. ¿Por qué el incumplimiento? Evidente. Porque la Conferencia de Organización estaba diseñada para cambiar todos los procesos internos, que son una de las claves para la transformación del partido y, sobre todo, para posibilitar que la endogamia que aqueja a la dirección termine de una vez; así que prefirieron posponer eso y diluirlo en una Conferencia ideológica. La prueba irrefutable es que las resoluciones de la Conferencia están estructuradas en cuatro bloques (1. Globalización, Unión Europea y Reformas Políticas, 2. Economía y Empleo, 3. Estado de bienestar y 4. Modelo de partido), y, precisamente, Modelo de partido tiene 38 páginas frente a las 292, 236 y 212 de las otras tres. Es decir, que la reforma interna del partido ha supuesto un 4% del contenido de la Conferencia, mientras que en la abortada Conferencia de Organización habría sido el 100%. 

Segunda Verdad. La Conferencia Política ha tenido una bien trabajada apariencia de participación, pero en
realidad no ha sido en absoluto un proceso democrático. Sus resoluciones han sido votadas por 1.097 personas (llamadas "participantes"), de las cuales 450 (41%) fueron elegidas por las direcciones regionales del partido, 275 (25%) fueron elegidas por la dirección federal, 250 (23%) eran invitados de los movimientos sociales, 50 (4,6%) eran alcaldes representativos (por población), 30 (2,6%) elegidos por las coordinadoras de las organizaciones sectoriales del partido, 22 (2%) elegidas por la dirección de Juventudes Socialistas, y 20 (1,8%) representaban a la única corriente oficial de opinión reconocida en el PSOE, Izquierda Socialista. Es decir, que, siendo muy generoso, al menos el 73% de los participantes (voz y voto) fueron designados directamente por la dirección del partido, sin ningún tipo de participación de las bases.

Tercera Verdad. La Conferencia Política no ha sido un espacio tan "abierto" como se ha vendido. Yo fui observador participante (con voz pero sin voto), pero los había también sin voz ni voto, ni siquiera podían intervenir. Aún así, yo intenté entrar en las cuatro comisiones y, curiosamente, en la de "modelo de partido" no fue posible porque había "aforo lleno"; otros compañeros han contado experiencias parecidas y en este post también se detalla lo mismo: "vigilantes de discoteca que expulsaban de malos modos a los que queríamos escuchar las propuestas en las diferentes comisiones y  no éramos participantes/delegados".

Cuarta Verdad. La Conferencia Política no ha aprobado ninguna de las dos medidas que podrían aligerar el control que del partido tiene la dirección, y que es lo que garantiza su endogamia e impide su verdadera renovación. La primera medida es eliminar o reducir notablemente los avales para que cualquiera pueda presentarse a las primarias que darán acceso a cargos públicos como la presidencia del gobierno o de las CC.AA.; pero mientras hagan falta decenas de miles de firmas solo aquellas personas apoyadas por el llamado "aparato" del partido podrán conseguirlas, como ocurrió en Andalucía, lo que garantizó la victoria de la heredera de Griñán. La segunda medida es que el Secretario General sea elegido por sufragio universal entre los militantes, igual que los españoles elegimos a quien nos gobierna, en vez de por el tradicional proceso de delegación, que tiene varios filtros (local, provincial, regional) y minimiza exponencialmente la representación democrática de la soberanía de las bases. 

Quinta Verdad. La Conferencia Política ha vuelto a demostrar la connivencia, hasta el punto de parecer un pacto de sangre, entre la dirección del PSOE y los responsables del Grupo Prisa (Juan Luis Cebrián, singularmente, miembro del Club Bildelberg, por cierto). En su edición del domingo, la más leída con mucha diferencia, El País mentía descaradamente en su portada, definiendo a Susana Díaz como "la más aclamada pese a su discurso autocrítico"; lo de la autocrítica es más que discutible, pero que fue la más aclamada es absolutamente falso. Todos los que estuvimos allí sabemos que el discurso más aplaudido fue el de Javier Fernández Fernández, Presidente de Asturias. ¿Por qué mentir? Sencillo. Porque el Grupo Prisa defiende a ultranza la hoja de ruta de Alfredo Pérez Rubalcaba, que asegura un control ideológico del partido para que no gire demasiado a la izquierda y, sobre todo, garantiza que el propio Rubalcaba llegue vivo a las primarias que le podrían dar acceso a la presidencia del Gobierno para cerrar su carrera política por todo lo alto; en esa hoja de ruta, el pacto entre Rubalcaba y Susana Díaz (Secretaria General de la federación más influyente con mucha diferencia, y Presidenta de la Junta de Andalucía) es clave. Así que el Grupo Prisa es ahora gran baluarte en defensa de la andaluza; cuando ya no sea necesaria la dejará caer, por supuesto. También convenía silenciar el discurso de Javier Fernández porque componía un relato emotivo con sentido obrerista, defendiendo la intervención del Estado en la economía, algo muy alejado de todo lo que representan Rubalcaba y el Grupo Prisa; y, además, porque su fuerza y energía dejaban al descubierto la debilidad del liderazgo tanto de Rubalcaba como de Elena Valenciano, Óscar López y el resto de líderes visibles en este momento. Aunque no se percibe con la misma nitidez que para quienes lo vivimos allí, en este vídeo puede comprobarse el entusiasmo mucho mayor con Fernández (min. 48'35''-1h 06'22'') que con Díaz (min. 25'33''-48'15'').

Sexta Verdad. La Conferencia Política del PSOE no ha entrado a fondo en la cuestión básica del tiempo
que nos ha tocado vivir, aquello que ha provocado la depresión económica que padecemos, que está sometiendo al empobrecimiento a nuestro país y que amenaza con la sombra de la desesperanza a todos aquellos que dependemos de nuestro salario y no del capital acumulado: la victoria del capitalismo financiero sobre la democracia. Ningún partido de izquierdas tendrá sentido a medio plazo si no aborda con valentía, con ambición y con ilusión las reformas necesarias para detener primero y revertir después el injusto reparto de la riqueza que se está imponiendo para varias generaciones. Y esto ha quedado muy lejos de las conclusiones de esta Conferencia. El apoyo del Grupo Prisa a Rubalcaba y el silenciamiento del discurso de Javier Fernández son dos síntomas evidentes de que la dirección del PSOE no seguirá ese camino hasta que el poder del partido sea entregado a su base social.

Séptima Verdad. La Conferencia Política ha sido un rotundo éxito de Rubalcaba. La persona a la que este le encargó la coordinación del cónclave, Ramón Jaúregui, dio tres directrices: de la conferencia debía salir la idea de unidad, la sensación de que había un programa reformista y la claridad del liderazgo actual. Y eso es lo que los medios afines han plasmado y lo que más o menos han logrado en ciertos sectores de la militancia y la ciudadanía. Lo que no calcularon bien es el tamaño de los sectores en los que calarían esas ideas, que creo muy reducido. Para quienes el éxito del PSOE pasa por el éxito de Rubalcaba, la Conferencia ha sido un éxito; para quienes pensamos justo lo contrario, ha sido un rotundo fracaso.

Y hasta aquí estas siete verdades, difícilmente discutibles, por no decir imposible.

Por supuesto, cada uno es libre de ponerse delante de los ojos todas las vendas que quiera. Incluso puede ser legítimo defender los propios intereses (hay muchos, muchos, muchos intereses personales ligados al futuro político de Alfredo Pérez Rubalcaba y sus herederos). Pero lo que no vamos a tolerar es que nos tomen el pelo. Ni mucho menos vamos a entregar esta plaza tan fácilmente. España necesita un partido en verdad socialista, y algunos vamos a dar la batalla hasta el final. 

Abrazos
Kike

6 comentarios:

Javier dijo...

Sólo una puntualización: Susana Díaz aún no es Secretaria General de la federación de Andalucía y ésta y no otra es la razón de no haberse aprobado la cuestión de un militante un voto que hubiera supuesto la suspensión del congreso regional de Granada previsto para su entronización.

Alba Vivas dijo...

Se lo puse a Alejando Inurrieta y se lo repito a usted:

Mientes descaradamente. Nosotras, voluntarias de juventudes, no permitíamos entrar cuando el aforo estaba completo, pero no porque no fuera participante; los observadores podían entrar hasta que el aforo se completase. Las instrucciones de contratacion del espacio fueron muy estrictas, a raiz de lo de Madrid Arena segun la reunion que tuvimos por la mañana con los responsables del palacio de Congresos. De hecho hay salas en la planta baja que no hemos podido utilizar y que yo si recuerdo que se han usado en otros eventos, por el mimso motivo. Así que es muy injusto que nos llame porteras de discoteca por tratar de cumplir unas indicaciones de seguridad, ajenas al PSOE, por supuesto.

les agradecería una rectificación con el personal voluntario

Emilio Mateos Ortega dijo...

Te felicito por tu análisis.

Kike dijo...

Gracias por la puntualización, Javier, aunque no creo que sea esa la única razón, sin negar que haya influido. Creo que no se habría apoyado en todo caso. He dicho que era Secretaria General porque lo será seguro, pero procede la puntualización si crees que eso ha infludo de forma tan determinante.
Abrazo
Kike

Kike dijo...

Gracias, Emilio, me alegro de que te haya gustado.
Abrazo
Kike

Kike dijo...

Hola, Alba, yo no he denigrado al personal voluntario. A mí no me atendió ninguna voluntaria de juventudes porque ni era mujer ni era joven, por cierto. Pero eso es lo de menos. Respeto el trabajo que todas/os las/os compañeras/os hacen en estas ocasiones porque sé que es inmenso. Solo me he referido a una opinión que comparte el fondo de mi argumento, pero no soy yo quien ha utilizado esas expresiones.

Pero no me vale refugiarse en el respeto al trabajo para eliminar cualquier crítica.

Yo era observador participante, intenté entrar en la comisión de Modelo de partido, me dijeron que no podía porque el aforo estaba lleno, y lo cuento así porque es así. Y desde fuera se veía con claridad que había asientos libres (como en todas las comisiones a partir de una hora) y poca gente de pie. Curiosamente, me dejaron entrar en otras comisiones donde había mucha más gente de pie y menos asientos libres. Juzga tú misma, pero para qué voy a mentir en eso.

Si además es lo menos importante de toda mi argumentación. Por mucho que me hubieran dejado obserbvar se habría votado lo mismo. Pero al menos que no vendan que ha sido todo superparticipativo y megaabierto porque no es verdad.

Gracias por tu comentario.
Kike