miércoles, 6 de enero de 2010

Balance 2009 - Política


Pues eso, el segundo gran tema de este blog (¿o el primero?) también merece su balance del año que hemos dejado atrás. La política, finalmente, está en casi todo, y tanto para los que nos gusta como para los que no, determina a diario nuestras vidas.

No se trata esta vez de una selección de "lo mejor", ya que es difícil encontrarlo, aunque me propongo hacerlo para una próxima entrada. Por desgracia, hay más malo que bueno.

El tema del año. 

Sin duda, el primer año-Obama. Es curioso cómo se olvidan las cosas que se dicen. Los mismos que afirmaban que tantas expectativas (creadas artificialmente por nosotros mismos, por los medios, etc.) supondrían frustración, son ahora algunos de los que más le critican. Ha dicho y hecho cosas que nadie había dicho o hecho, y eso es ya una pequeña revolución en sí misma. Hay que confiar en que eso siga siendo así. Además, Nobel de la Paz. Un acierto, porque en mi opinión supone presión añadida para su gestión, lo que siempre viene bien de cara a la tendencia de los políticos a relajarse en el poder.


Internacional. 


1. Lo de Irán me parece lo más relevante y preocupante. Unas elecciones amañadas a los ojos de todo el mundo, con más votos que votantes. Un Gobierno que ejerce el autoritarismo religioso, y no pasa nada. Pero, ¿Qué hacer? Lo mismo que en Irak, evidentemente no. La disidencia sigue a día de hoy, meses después, luchando. Y sigue la represión. Es probable que todas las conquistas requieran víctimas, no lo sé. Lo que cada vez tengo más claro es que desde Occidente no debemos creernos los guardianes de una forma política perfecta y, mucho menos, para imponérsela a los demás. Pero Irán debe cambiar; los iraníes están en ello.

2. Brasil es el gran país emergente. No sólo porque organizará los Juegos Olímpicos de 2016, sino porque su economía resiste como las más fuertes en medio de una gran crisis internacional. Lula Da Silva es un líder con un enorme apoyo popular y gran influencia internacional. Sin embargo, queda mucho camino por recorrer en un país donde pueden existir todavía barrios de una pobreza extrema; si no se coge el toro por los cuernos, se crearán fortísimas desigualdades. Pero tenemos Brasil para rato en la próxima década.


3. Italia es un país increíble. No resulta fácil juzgar un país, ni mucho a sus ciudadanos, sin vivir en él, por mucho que se haya visitado o que se parezca mucho al nuestro. Pero resulta complicado encajar que haya un presidente como el que hay. Berlusconi representa, quizá de un modo paradigmático, la cara de un "fascismo blando" que empieza a tener más seguidores de los que nos gustaría en toda Europa. Los últimos acontecimientos, incluida la agresión que sufrió, anuncian tiempos revueltos si italianos y europeos no nos damos cuenta de lo que está pasando en nuestras sociedades.


Nacional.

1. La maldita crisis. Me he cansado de repetirlo: la crisis económica es sólo la punta del iceberg de otras muchas crisis y, al final de todas, la crisis de valores, consecuencia del resto de la cadena. El principio "tanto tienes, tanto vales" se ha llevado a la exasperación, y mientras acumulamos productos y servicios, nos olvidamos de lo importante. Esta crisis, por más que se empeñen, sólo se resolverá del todo cuando el capitalismo que conocemos se convierta en otra cosa. Por cierto, uno ve estos días navideños centros comerciales, restaurantes y demás lugares de consumo... y cualquiera diría que hay crisis. No aprendemos.


2. La corrupción. La red Gürtel del PP da para muchos chistes sobre bigotes, trajes, cariños personales, "esperanzas", y demás obsesiones por el poder y el dinero. Pero no tiene ninguna gracia. Es admirable cómo un partido político de primera línea es capaz de capear el temporal, un temporal como ese, sin dimisiones importantes ni sonrojos, ni disculpas. Es de vergüenza. Es verdad que la corrupción no es de un partido. Ahí está lo de Cataluña (PSOE-CIU) y lo de tantos otros sitios. O el sistema acaba con la currupción o la corrupción acabará con el sistema.


3. Alakrana + Haidar. Una moneda con doble cara. Haga lo que haga el Gobierno, está mal hecho.Parece ser que ahora todo el mundo sabría resolver un secuestro de un barco en Somalia en 24 horas; lo dudo. Lo cierto es que se liberó a los marineros, que era lo que todo el mundo quería. Claro, que pagando un rescate cuando en otras muchas ocasiones no se ha hecho –se han perdido vidas (Miguel Ángel Blanco, por ejemplo)– pero de eso nadie se queja. Y la Haidar... pues Jorge Verstringe la calificó muy bien de "terrorista informativa" hace poco en "La noria" (T5) (Verstringe, por cierto, un tipo lúcido y valiente donde los haya: cada vez presto más atención a los políticamente incorrectos). Llevó con su huelga de hambre a dos países a una crisis bilateral, después de que le habían ofrecido todas las salidas posibles; pedir lo imposible sabiendo que es imposible no es honesto (la crisis del Sáhara no la iba a solucionar ella en un mes, y así ha sido; me gustaría saber qué ha conseguido). Pero Haidar volvió sana y salva a su casa después de todo. Y da igual, el Gobierno también lo hizo mal. Los españoles (no sé si sólo los españoles, pero desde luego los españoles seguro) no sólo queremos que el Gobierno resuelva nuestros problemas por nosotros sino que además cuando lo hace o lo criticamos o simplemente lo obviamos. El ejemplo del tráfico es grandioso: récord histórico de pocas víctimas en la carretera, reducción de más del 50% en un periodo muy breve... ¿Alguien puede decir que ha sido un acierto del Gobierno?


4. Cambio en Euskadi. Hay poco que decir. Los nacionalistas perdieron por primera vez, gobiernan PSOE y PP juntos ("peligrosos ambiguos los primeros", "diablos nacionalistas españoles los segundos"). Pero nada ha pasado. Bueno, sí. Que hoy hay menos terrorismo, y unos cuantos vascos mucho más tranquilos.

5. Gripe A. Creo que a estas alturas ya muchos se habrán dado cuenta de la manipulación que las empresas farmaceúticas, incomprensiblemente seguidas por los Gobiernos, y aplaudidos éstos por los medios de comunicación, han hecho de este tema. Un bluff de temporada que sólo ha servido para enriquecer a los fabricantes de las vacunas. Y al final de la cadena, si se sigue con atención, Donald Rumsfeld. Sí, uno de los halcones de Bush que tiene mucho que ver con la industria de la farmacia. Lo de siempre. Caemos como chinos una y otra vez.

Todo esto –el panorama nacional– merece una conclusión: no somos ciudadanos maduros. Decimos que no nos interesa la política, pero criticamos a los políticos sin parar, como si supiéramos de lo que hablamos. No nos informamos de nada, pero opinamos de todo. Nos dejamos manipular por los medios de comunicación. Y no hacemos lo que tenemos que hacer: exigir a los políticos de una vez por todas que transformen un sistema que no funciona. Como decía José Bono en "El Mundo" este fin de semana, hace falta una nueva ley electoral y unos partidos políticos con menos poder interno. Y ni exigimos eso ni salimos a la calle para gritar contra que los ejecutivos se vayan de los bancos con millones de euros en el bolsillo mientras la mitad de los españoles pasan el mes con 1.000€. Eso sí, si tengo un accidente de coche –aunque vaya borracho– porque hay mal puesto un quitamiedos, es culpa del Gobierno; si hay la mitad de muertos al año, el mérito es de los conductores. La democracia española no es madura porque los ciudadanos españoles no lo somos.

Y una última reflexión. La izquierda debe cambiar. Han sido cientos los artículos que se han publicado en 2009 sobre este tema, que creo que es otro de los temas estrella del año pasado y del futuro. Europa se derechiza porque en muchos países la izquierda es una fotocopia de la derecha, y siempre es preferible el original a la copia. Es así de sencillo, aunque las explicaciones sean mucho más complejas. En España Zapatero hizo mucho y bien en la primera legislatura, y algunas cosas buenas sigue haciendo (aborto o más impuestos para los futbolistas de élite, por ejemplo). Pero debe afrontar las grandes reformas del sistema YA. Esta crisis tiene una salida por la izquierda que los gobiernos de izquierda no están siendo valientes para defender.

Creo que es todo. Empieza un 2010 que puede ser apasionante o desastroso. O las dos cosas. Esperemos que el protagonismo no sea del desastre.

Un abrazo a todos
Kike

No hay comentarios: