lunes, 18 de enero de 2010

Hechos insólitos

Poco después de poner en marcha este blog, me sedujo la idea de expresar en pocas palabras algunos de esos hechos raros, poco habituales, con los que nos vamos encontrando: hechos insólitos. Desde entonces, hace apenas unos días, de modo casi inconsciente, vengo fijando más mi atención en todo aquello que nos rodea, lejos o cerca, que pueda ser calificado de tal manera. Y mi primera sorpresa es que los hechos insólitos son mucho mas numerosos de lo que solemos pensar. ¿Quizá blindamos nuestra vida con rutinas y costumbres, precisamente para protegernos de los hechos insólitos, que no son necesariamente gratificantes? No podré, en fin, dar cuenta aquí de todos esos acontecimientos cotidianos que se salen de lo común, pero intentaré reflejar aquellos que más llamen mi atención.

El pasado domingo, 10 de enero, se produjo el primero de ellos. En medio de un fuerte temporal en toda Europa, también en España, nevó en Cáceres, donde vivo. Fue todo un acontecimiento. Seguramente, para aquellos que nos hemos criado en lugares fríos donde la nieve es habitual (Soria, en mi caso), puede ser sorprendente observar la fascinación que produce la nieve en quienes no la vieron siempre tan de cerca. Ese domingo, desde mi ventana, grabé un par de vídeos para inmortalizar el momento, que están colgados en mi perfil de Facebook. Pero allí no aparece lo más relevante: la gente saliendo de casa sólo para pasear por las calles nevadas; los niños invadiendo los parques para hacer muñecos de nieve; muchos vecinos asomados a las ventanas haciendo sus propias fotos. Al día siguiente supe que hacía aproximadamente un cuarto de siglo que los ciudadanos de Cáceres no veían tanta nieve. Todo un hecho insólito. Casi todos los sucesos poco habituales tienen la capacidad de suscitar reflexiones interesantes: en este caso pensé qué fácil es encontrar la felicidad en medio de lo cotidiano, siempre que sepamos disfrutar de todo aquello que la vida nos pone a nuestro alcance. Por ejemplo, la nieve.

Un abrazo
Kike

No hay comentarios: