sábado, 6 de marzo de 2010

Fin de "La mujer en el cine español": Descanso. Reflexión. Impulso.

Cada vez que se termina un proyecto de gran envergadura, se siente una extraña mezcla de "síndrome de Estocolmo" y de vuelta a la vida. Anteayer entró en imprenta "La mujer en el cine español", un libro escrito mayoritariamente por los compañeros y amigos Israel de Francisco y José Antonio Planes, con la colaboración de diez mujeres, y coordinado y editado por mí. Adjunto la portada en primicia para mis lectores en este espacio.

El simple hecho de observar que en febrero este blog sólo fue alimentado por dos entradas, por trece de enero, lo dice casi todo. Las rectas finales de este tipo de proyectos son siempre una especie de pozo sin fondo, del que se vuelve tarde y diferente. Al menos en mi caso, son situaciones tan de excepción que me hacen reflexionar sobre muchas cosas. Este es el primer libro que coordino, pero ya escribí dos, además de casi una decena de colaboraciones en libros colectivos, y cerca de doscientos artículos para diferentes revistas. Todo esto en apenas ocho años.

Este último proyecto, cuyo peso lo han llevado otros compañeros pero cuya recta final ha sido extenuante, unido a otros factores, ha hecho que me replantee seriamente las cosas. Lo que es importante y lo que no. Lo que compensa y lo que no compensa. Los caminos de los que hay que evitar salirse y aquellos otros en los que hay que evitar entrar. También me ha hecho reflexionar profundamente sobre qué estaremos haciendo mal tanta gente que nos dedicamos a escribir, hablar e investigar sobre cine (e imagino que pasará igual con otras materias) poco menos que gratis. Ofrecemos un trabajo profesional a precio inferior al de un becario. Minusvaloramos nuestro propio trabajo. Quizá haya que empezar a estudiar en profundidad este tema y a exigir. Y si se llega a la conclusión de que o bien esto no es rentable tampoco para las editoriales o no hay demanda social, pues o lo financia la administración por su interés cultural o no se hace. Y punto. Es una reflexión y un estudio que debemos hacer entre todos los que nos dedicamos a esto.

Por lo demás, yo debo reflexionar también por mí, sobre todo por mí. En este momento en que acabo de entregar para imprenta "La mujer en el cine español", ya estoy embarcado en otro proyecto para el que me comprometí el año pasado, un libro que habrá que entregar en enero de 2010. Estoy metido en el arranque de una asociación que llevará a cabo su primera publicación a principios de 2010. Soy redactor jefe de Versión Original, una revista de cine para la que escribo artículo mensual, el editorial mensual, edito todos los artículos de la revista y corrijo la maqueta. Soy colaborador de www.miradas.net, para la que escribo al menos un artículo mensual. Estudio Políticas por la UNED, a razón de una o dos asignaturas al año (afortunadamente, este año sólo una: hace poco recibí buenas noticias de un examen de febrero, un 9,3). Trabajo en la Filmoteca de Extremadura por las mañanas. Los jueves hablo de cine en Cadena SER Cáceres. Y estoy casi seguro de que se me olvidan al menos un par de cosas. Y me planteo hacer la tesis doctoral y sacarme el carnet de conducir.

O lo que es lo mismo: debo cambiar el rumbo. Las palabras "descansar" y "disfrutar" deben entrar en mi diccionario cuanto antes. La reflexión ya ha comenzado, y no pasará de abril que los cambios deban empezar a notarse. De momento, estoy disfrutando ese momento raro de "mono" de libro terminado y gran relax. Una buena inercia para tomar impulso.

Pronto retomaré mis críticas de cine y mis reflexiones políticas.
Un abrazo
Kike

7 comentarios:

´´Saray´´ dijo...

A mi me llena de orgullo que haya gente tan activa intelectualmente como tú en este país. Ni te imaginas la clase de gente que he conocido yo desde que regresé a España en Julio del 2008... desde una chica que me contó toda orgullosa que llevaba dos años viviendo del paro y ni quería estudiar ni trabajar hasta docenas que a pesar de estar ya entrada en la treintena como yo siguen viviendo de los padres y planean hacerlo durante muuuchos más años.

Sé que no será una mayoría pero como es lo que yo he conocido me alegra leer de gente que es todo lo contrario; un valor añadido para la sociedad, de los/as que aportan.

El libro éste me parece que toca un tema fascinante y yo que soy una enamorada del cine español... ya lo tengo en mi lista de libros a comprar para cuando se publique.

¡Felicidades por ese 9,3! :)

Okr dijo...

Enhorabuena por el libro, nen. Ya veo que andas con la lengua fuera. Sí que puede ser interesente parar un ratico y mirar las estrellas (y no precisamente las de Hollywood).

Kike dijo...

Hola, Saray, Marco.

Saray, te agradezco mucho esas palabras. No sabes hasta qué punto es gratificante leerlas, teniendo en cuenta las pocas gratificaciones que hay a diario. Lo malo de lo que tú describes no es que sea verdad. Lo malo, en realidad, es que se ha llegado a glorificar el pasotismo, hasta el punto de que antes los pasotas eran unos vagos y ahora son unos listos; la gente activa antes era ejemplo a seguir, y ahora unos "pringaos". Esto es lo grave. Algunos hacemos por cambiarlo. Vamos a ver qué conseguimos.

Gracias de verdad.

Informaré por aquí cuando salga el libro y cómo conseguirlo. Estoy casi seguro de que te va a gustar ;-)

Marco, no me aparece tu comentario en mi blog, al menos de momento, aunque lo he publicado. Bueno, gracias por la felicitación. Y sí, necesito ahora unos cuantos ratos mirando a las estrellas, las de Hollywood y las otras.

Un abrazo a ambos
Kike

jfmont dijo...

Kike, leo tu entrada y no puedo sentirme más identificado con las reflexiones (una de índole individual pero que es también y sobre todo colectiva, y otra esencialmente personal) que viertes en el tercer y en el quinto párrafo. Son justo (con los matices de cada uno, claro) las que yo me hago en estos momentos. Las dos. Afortunadamente, tendremos oportunidad de hablar sobre ellas en breve.
Felicidades a los tres por el libro.
Un fuerte abrazo

Kike dijo...

Ay, Pepe.

Cada vez estoy más convencido de que es momento de acciones colectivas. Bueno, siempre lo he estado, pero ahora más que nunca. El ejemplo de la crítica de cine es sólo un síntoma de lo que ocurre en la sociedad: cada uno va por su lado y nos toman el pelo a todos. Por eso la patronal quiere reconducir la negociación colectiva hacia la individual, porque es mucho más fácil el cachondeo.

En el tema de la crítica, sin duda, hay que abrir esa reflexión y ser valientes.

Y en el terreno personal... Sin duda hay que empezar a mirar hacia uno mismo cuanto antes.

Hablamos muy prontito :-)
Un abrazo
Kike

Los viajes que no hice dijo...

Kike, no había leído esto hasta ahora.

Pero te digo. Es una frase un poco manida, pero certera. Nadie, en su lecho de muerte, va a exclamar: "Caramba, si hubiera pasado más tiempo en la oficina"...

Trabajar está muy bien. Es necesario. Mantener la mente ocupada, seguir aprendiendo, también. Pero que al final el cúmulo de proyectos sea tan agotador, no lo es. Porque, mientras estamos haciendo todas esas cosas, renunciamos a estar con los demás. Y a tener tiempo para nosotros mismos, porque el tiempo de trabajo nunca es del todo "para nosotros mismos".

Te leo y me agobio. Yo me hubiera tirado de un puente. O estaría con un trastorno de la personalidad...

Kike dijo...

Hola, Olga.

Fíjate si llevas razón que hasta hoy no me ha dado tiempo de contestarte. Je.

Pero estoy en medio del cambio. Etapa de transición. Veremos.

Menos trabajo y más vida.

Besos
Kike