viernes, 15 de octubre de 2010

Blog Action Day - El problema del agua


Hola, a todas/os:

Me uno con este post a la celebración del Blog Action Day en Actuable, una nueva página en la que uno puede crear o unirse a determinadas causas, que me parece muy interesante. El Blog Action Day se celebra cada 15 de octubre, fecha en la que todos los blogueros que quieren participan dedicando una reflexión sobre el tema del año. Esta vez toca el agua. O, mejor dicho, la escasez de agua.

Yo participo en este evento con toda la modestia y honestidad del mundo, como trato de hacer siempre, aunque no siempre lo consiga. En este caso no podría ser de otro modo porque no me puedo poner como ejemplo de ciudadano consecuente con este grave problema, sino que más bien puedo considerarme un derrochador. En muchos ámbitos, creo que nuestros padres -aunque lo intentaron denodadamente, al menos los míos- no lograron trasladarnos la necesidad del ahorro en determinadas facetas de la vida, sobre todo en las que tienen que ver con recursos naturales. Pero la responsabilidad es sólo nuestra, porque sobran medios para estar informados de la importancia de este tipo de acciones individuales.

Yo soy de los que dejan el grifo abierto cuando friegan los platos, o cuando me cepillo los dientes; de los que se rellena el vaso de agua demasiado para luego tirar una parte, de los que usa la cadena del w.c. más veces de las imprescindibles y, seguramente, de los que se ducha durante más tiempo del necesario. Desde que tenemos encima esta terrible crisis económica soy aún más consciente de la necesidad de ahorro, más de lo que lo era antes, en todos los ámbitos de la vida. Pero algunos hechos cotidianos los tenemos tan pegados a nuestros mecanismos automáticos que nos cuesta cambiarlos. El uso del agua es uno de ellos.

Creo que encarecer los precios del agua es uno de los caminos imprescindibles por los que habrá que transitar para solucionar este gravísimo problema. Creo también que los gobiernos deberían ofrecer un bombardeo publicitario con las cantidades de agua que gastamos en acciones innecesarias, y lo que podrían hacer con ese agua en zonas donde se mueren de sed. Creo que deben apelar a nuestras conciencias, porque la mecánica del derroche está demasiado instalada en nuestras mentes.

Pero no olvidemos que, más allá de lo que los poderes públicos puedan hacer, y más allá de las limitaciones económicas o legales que nos impongan, no hay nada más importante que utilicemos nuestra responsabilidad y libertad individuales para actuar en consecuencia con lo que creemos. Y me pongo el primero por delante. Debemos pensar que es una vergüenza insoportable que haya gente que muera de sed mientras nosotros mantenemos los grifos abiertos innecesariamente o, por qué no decirlo, mientras regamos elitistas campos de golf (por ejemplo). Deberíamos sonrojarnos por querer mantener lujos cuando hay quien lucha a diario por sobrevivir. E, insisto, me pongo el primero.

Ahorremos agua.

Un abrazo
Kike

3 comentarios:

Bruno dijo...

Hay mil formas de ahorrar, y esta debería ser una de ellas.

A la que deberíamos sumar el abuso de los derivados del petróleo (la sociedad está solamente adaptada para eso).

Hace 3 años, cuando estuve en Las Vegas me fascinó cómo son capaces, en aquella ciudad de locura desenfrenada, de aprovechar el poco agua que tiene reciclándola una y otra vez. Fuentes, cascadas, piscinas, miles de habitaciones... pero al final, consiguen aprovechar un porcentaje muy elevado del agua.

¿Por qué no hacemos eso aquí? ¿Por qué no invertimos en reaprovechar el agua? En la que tenemos del caudal de los ríos, con los deshielos, de la lluvia...

Sencillamente porque es mucho más simple derrochar... como de momento todavía tenemos... el día que DE VERDAD nos falte, nos pondremos las pilas, especialmente en los países del Sur de Europa.

Pero creo que estamos todavía muy lejos de eso.

Gracias por compartir las reflexiones y unirte a esta causa y decir en voz alta lo que muchos pensamos, al menos de vez en cuando.

Un abrazo
Bruno

Kike dijo...

Hola, Bruno.

Yo, sin embargo, creo que no estamos nada lejos de eso. Somos una sociedad notablemente irresponsable. Del mismo modo que ha ocurrido con la crisis económica, que era predecible y no la hemos sabido ver hasta que ha estado encima, ocurrirá también con esto, y con otras cosas.

Y me temo que no estamos tan lejos, no. Que lo veremos, por desgracia.

Un abrazo
Kike

Bruno dijo...

Estamos diciendo lo mismo.

Creo que estamos muy lejos de comportarnos responsablemente y re-aprovechar lo que se puede.

Y sí, seguramente nos tocará ver, por desgracia, el momento en el que DE VERDAD escaseen los recursos.

Si no, tiempo al tiempo.