domingo, 2 de enero de 2011

2010 - Tres rostros de mujer en el cine


Hola, a todas/os:

Inauguro mi repaso a 2010 con tres imágenes. La de la mujer que más me ha transmitido este año en el cine, Marion Cotillard, en sus trabajos con Christopher Nolan (Origen) y, sobre todo, con Rob Marshall (Nine). Una extraña mezcla de melancolía, naturalidad, inteligencia, trascendencia, romanticismo, modernidad y clasicismo. En fin, pura expresividad y belleza.


La de la actriz española que más destacaría en ese mismo terreno, aunque está lejos todavía del talento de Cotillard, Elena Anaya. Sus ojos siempre dicen algo. Sabe interpretar con el cuerpo, con los gestos, con la mirada y con el silencio. Tiene recorrido por delante, pero su trabajo en Hierro (Gabe Ibáñez) y en Habitación en Roma (Julio Medem) ofrece registros más que interesantes. La danza corporal y sentimental con Natasha Yarovenko en el filme de Medem es de lo mejor del año en el ámbito de la sensualidad.



Una promesa. Kristen Stewart. Tiene tan solo 20 años (21 el próximo nueve de abril), pero su papel de Bella Swan en la saga "Crepúsculo" (Crepúsculo, Luna Nueva y Eclipse, por el momento) dice de ella lo suficiente para colocarla en un buen puesto de salida. El papel no le ofrece grandes posibilidades, pero lo aprovecha al máximo, y demuestra que quizá en el futuro pueda demostrar la versatilidad y expresividad de un rostro privilegiado y, al mismo tiempo, absolutamente natural. La apuesta es arriesgada, pero así son las apuestas.


Y de momento esto es todo. En los próximos días, más.
Un abrazo
Kike

No hay comentarios: