lunes, 4 de octubre de 2010

La nueva política (I): La democratización de los partidos


Hola a todas/os:

Llevo mucho tiempo anunciando una serie de reflexiones amplias sobre la política en la sociedad actual y, más concretamente, sobre los cambios que debe experimentar para que el sistema que nos hemos dado no ofrezca síntomas de ruina. También llevo unos días hablando de la "nueva política". Este es un primer post introductorio sobre todos estos pensamientos, que espero que a alguna/o de vosotras/os os pueda interesar.


¿Qué es la "nueva política", tal como yo la concibo? Una nueva concepción de los partidos políticos, que deberá desembocar en una verdadera imbricación de los mismos en la sociedad y de la sociedad en ellos; como consecuencia directa, una mejora de su funcionamiento y de la calidad de sus miembros y dirigentes y, más allá, una sostenida mejora del funcionamiento de las instituciones, desde el Gobierno hasta los Ayuntamientos.

El cimiento de esa transformación es la "participación real" de los militantes en los partidos; no cuando hay procesos electorales, no cuando hay asambleas, no cuando hay grandes eventos, sino en la vida diaria de los partidos, en la creación de los programas electorales, en la elección directa de los cargos orgánicos. Esto incluye, claro, las listas abiertas, un concepto sobre el que hay que volver con urgencia, y abrir un debate serio de cómo ponerlo en marcha para que, de una vez por todas, la elección de los cargos orgánicos sea resultado de la voluntad de los militantes y no de los repartos de poder entre los cargos orgánicos anteriores. El sistema actual sólo genera endogamia, corrupción interna, ausencia de promoción de los mejores, huida del talento, tendencia a la parálisis.

Ya se están produciendo fenómenos en la línea que indico, y por eso creo que esta "nueva política" ya ha comenzado. En la I Conferencia Política del PSOE de Extremadura, se aprobó un texto en el que participaron libremente todos los militantes que quisieron enviando enmiendas a través de un formulario en red, y también diversas asociaciones y fundaciones ajenas al partido. Ni qué decir tiene que las primarias de Madrid, donde ha ganado precisamente el candidato de las bases, es otro ejemplo de democracia interna, y otro ejemplo de que este es el camino correcto por el que quieren andar militantes y ciudadanos, habida cuenta de la alta participación.

Es obvio que la revolución de internet, de la mano de las redes sociales y de los procesos de colaboracón colectiva, son un elemento fundamental sobre el que apoyar este cambio organizativo interno. Todas las experiencias en este sentido están siendo muy positivas, y son muy valorados por los ciudadanos aquellos políticos que gestionan personalmente sus blogs, como Guillermo Fernández Vara o Patxi López. Los ciudadanos pueden intervenir y ellos, cuando el tiempo se lo permite, responden a algunos de los comentarios. Los ciudadanos entran en casa de los gobernantes para expresarles lo que piensan y sienten.

La "participación real" que, como se podrá presumir, está aquí sólo esbozada, dada su complejidad y la amplitud de ámbitos en los que poder desarrollarla es, a su vez, sólo el cimiento. Después viene todo lo demás. Pero para el primer post de este desarrollo, no está mal :-)

Un abrazo
Kike

No hay comentarios: